ARTifariti vuelve a los territorios liberados y sueña con asomarse al mar

12/11/2018
Cultura
Acaba la edición 2018 del Festival ARTifariti

Argel, 11 nov (EFE).- La República Árabe Democrática Saharaui (RASD) hará todo lo posible para que la próxima edición del festival de arte y derechos humanos ARTifariti junto al mar, en la costa de Guerguerat, revelaron hoy a Efe fuentes del Frente Polisario.
Así se lo pidieron al presidente saharaui, Brahim Ghali, los artistas que anoche pusieron el colofón a la edición de 2018, diez días de intercambio cultural en el que participaron una veintena de artistas internacionales.

El festival regresó en 2018 a los "territorios liberados", siete años después de que el secuestro de tres cooperantes obligara a que se trasladara a los precarios campamentos de refugiados en los que los saharauis viven desde que en 1975 Marruecos ocupara la antigua colonia española del Sahara Occidental.

"Ha sido un avance, pero no se va a quedar solo ahí. Si todo va bien, el próximo año lo celebraremos en la zona costera entre Guerguerat y La Güera", una zona liberada junto a la frontera con Mauritania y única salida al mar para los saharauis, explicó la fuente.
El propio Ghali abrió la puerta el sábado al asegurar ante los participantes que "valoraremos en su momento si es aplicable. Es un sueño que todos queremos hacer realidad un día y espero que, analizando y viendo cómo se van a desarrollar los acontecimientos hasta entonces", afirmó.

"Diremos antes de esa fecha si es aplicable o lo retrasaremos a otro momento, pero la voluntad existe", subrayó.
La propuesta también ha sido elevada a la Misión de la ONU para el Sáhara Occidental, organismo que supervisa el alto el fuego firmado en 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario y media en la búsqueda de una solución a uno de los pocos conflictos coloniales heredados del siglo XX.

Varios artistas saharauis, estadounidenses y españoles entregaron a la jefatura de la misión de un informe con diversas denuncias de violaciones de los derechos humanos, en particular sobre "el expolio de la cultura saharaui".

A este respecto, le entregaron de una bolsa de arena recogida en la playa canaria de Las Teresitas por la artista Anja Krakowski para que le se la hicieran llegar a la activista saharaui represaliada Aminetu Haidar.

Un acto simbólico que busca que Haidar pueda depositarla en una de las playas del Aioun ocupado como alegoría de la devolución de los recursos expoliados al Pueblo Saharaui.

ARTifarit contó este año con la presencia de artistas procedentes de Argelia, Colombia, Estados Unidos, España, Italia, México, Mozambique, Tanzania y Venezuela que ha desarrollado proyectos diversos con propuestas de arte para instagram, arte acción, vídeo, rap, fotografía y pintura mural entre otras disciplinas.

Asimismo se ha ofrecido un taller de producción de cometas con el objetivo de mostrar el camino de la transformación social hacia "ese otro mundo posible, en el que no existan muros como el que separa actualmente a las familias saharauis". EFE